domingo, 27 de enero de 2013

30 CUMPLEAÑOS SIN CUMPLEAÑERO...

Este fin de semana celebramos el 30 cumpleaños de la persona más especial de mi vida: mi marido, y como me pareció una fecha tan importante pues decidí preparar algo diferente para agasajarlo como se merece. En vez de comprar la comida hecha o salir a comer fuera decidimos celebrarlo en casa y hacerlo todo yo misma con muuuucho cariño.


 
Pero no contábamos con un imprevisto... ¡gastroenteritis!..., sí así como lo oyen, todo preparado... y el pobre chico ¡va y se pone malísimo del estómago!, así que obviamente no-pu-do-par-ti-ci-par-de-na-daaaaaa  de lo que había preparado para él.  ¿Qué por qué no lo aplazamos para otro día?, pues... lo típico, "ya está todo preparado, todo fresquito, todo buenísimo..., ¡ay! venga nos lo comemos por tiiiiiii hombreeeee, a tu saluuud, ¡¡cuuuumpleaaaños feeeeliiiiz!!". Así que estos 30 cumpleaños se convirtieron en un atípico cumpleaños sin cumpleañero pero ¡siempre desde el más profundo cariño eh!? jajajaa.
 
Bueno, os paso a detallar el menú por si os aporta alguna idea para vuestras fiestas o celebraciones, en esta ocasión era muy sencillito pero como es la primera vez que lo preparo yo pues me siento muy satisfecha, que queréis que os diga.
 
Decidí hacer diferentes bocaditos salados y esta vez muy pocos dulces por aquello de que estamos a dieta y tal...
 
Rollitos de pavo y queso: elaborados con tortillas de maíz (las de las fajitas), muy fáciles de hacer. Se elije el relleno, se coloca sobre la tortilla extendida y se enrolla cuidadosamente.
Truco: a la hora de servir se pueden calentar en el microondas para fundir el queso (yo escogí sabanitas de queso de esas que se derriten y quedan deliciosaaas).

La verdad es que la foto no es muy sugerente porque se ven muy blancos, pero estaban muy buenos ;)
 
Mini sandwiches vegetales: con base de salsa rosa casera, lechuga, zanahoria rallada, tomatito de mi tierra (canario) aderezado con orégano, puntitas de espárragos, queso y pavo.
Un consejito: cuando los sandwiches tienen mucho relleno es bueno insertarlos con un palillo para que no se deshagan, aunque a mi personalmente me gusta quitar el palillo a la hora de presentarlos.
 
Volovanes rellenos: con salsa rosa caserita, aguacate y piña. Esto tampoco tiene ciencia, los volovanes los podéis comprar hechos como hice yo (en Alcampo para más señas) y se rellenan con mucho cuidadito de no romperlos; el relleno ha de ser acorde al tamaño del hojaldre, como escogí el tamaño pequeño (me gusta más porque el bocadito es entero y no empalaga), el trocito de aguacate y la piña los corté en forma de media luna, y debemos colocarlo de manera que sobresalga por encima de la salsa para que se aprecie su contenido.

 
 
Tortilla: de papas (como decimos aquí en Canarias).
Un truquito que me ha enseñado mi madre es batir bien los huevos con la batidora para que espumen y  así la tortilla quede más esponjosa, también escachar un poco las papas ayuda a que quede como a nosotros nos gusta pero cada español hace la tortilla a su manera y seguro que está igual de rica. Otra cosa es que en casa la hacemos con antelación, por ejemplo si es para comerla por la noche pues la hacemos por la mañana, para que se asiente el huevo. Y tampoco la dejamos muy seca, sino más bien que el huevo "chorree" un poco porque luego cuaja y sino como digo, secaría mucho (esto es aportación de mi padre que es un experto en tortillas).


 
Queso: semicurado Gran Capitán (nuestro preferido) cortadito en cuñas y presentado con cerezas en almíbar. la combinación de dulce con el queso me encanta. Una variación es acompañarlo de dulce de guayaba, membrillo o mermelada de higos pero en esta ocasión me gustaba el color alegre que aporta el rojo de las cerezas.

 
 
Mermelada de pimientos: bueno, esta receta es la primera vez que la hice y he de decir que resultó ser más un experimento que una mermelada pero ahí la puse yo en la mesa, con su etiquetita de "Mermelada de pimientos" y su color chocolate...
La receta que seguí era la de cocinar un pimiento con la mitad de su peso en azúcar, y añadir agua y vinagre a partes iguales. Pero, surgieron varios problemas en el proceso, uno de ellos fue que el vinagre debía ser blanco y yo sólo tenía de módena, así que "me cargué" de un plumazo el color rojo del pimiento y el sabor también cambió completamente. Por otra parte, debió ser mucha cantidad de azúcar porque la mezcla se hizo caramelo y se quedó pegada al fondo del caldero..., se me ocurrió "salvarla" (y salvar el caldero) volviendo a hervir y añadiendo un poquito de agua y..., ya que estábamos inventando pues... ¡le añadí queso crema philadelphia! Se acompaña de piquitos de pan, regañá, etc. para "mojar".
He de decir que pese a todo, de sabor estaba buena pero esto no es ni por asomo mermelada de pimientos, así que la próxima vez pediré la receta a las amigas de mi madre que sí que saben hacerla ;)

¿¿Pimientos o chocolate??
 
Bueno, hasta ahí lo salado, ahora vamos con lo dulce. Como dije esta vez no hubo gran variedad porque no tenía ganas de pasarme con las calorías y hacer sentir culpable a todo el mundo en este mes de buenos propósitos, metas y tal, que es enero.
 
Mini cupcakes de piña colada: para hacerlos añadí mi maravillosa esencia de piña colada tanto al bizcocho como al buttercream y además empapé los bizcochitos con almíbar de piña natural, una vez que están hechos y antes de que se enfríen del todo para que estén más jugosos. Luego, los decoré con nonpareils de color blanco y dorado.
Lo bueno de los mini cupcakes es que al ser tan pequeñitos se convierten en el dulce bocado perfecto, no empalagan y no te hacen sentir tan culpables como el cupcake grande..., el sabor fue un éxito como suele pasar al mezclar los cítricos con el dulce.

En principio habían 12 minicupcakes... pero a la noche sólo llegaron estos..., que además sufrieron un poco en el transporte
 
 
Tarta de chocolate y café: la estrella de la fiesta no fue el cumpleañero, ¡fue la tarta! ajajja. Esta vez escogí la maravillosa receta del bizcochón de chocolate de Eva Arguiñano, que consiste en separar las claras de las yemas y batirlas por separado con azúcar a partes iguales, después se incorpora la harina y el cacaco sin azúcar tamizado, de manera suave con movimientos envolventes para que no se bajen las claras. El resultado es un bizcochón suave, tierno y esponjoso.


 
Para cubrirlo, elaboré una crema a base de nata Effol (la de la lata), leche condensada y café descafeinado. Esta vez no rellené el bizcocho, sólo lo cubrí porque me parecía muy fino de grosor y no quería que se rompiera al abrirlo por la mitad. Resultó muy rico, nada relajado, dulce en su justa medida, ¡otro éxito vamos! jajaja, ;)


 
Lo decoré con la crema aplicada en espátula y manga pastelera con la boquilla 2D para hacer las flores del borde.
La temática de la tarta en esta ocasión fue el ARTE, porque el cumpleañero Airam, es un apasionado coleccionista del arte y las antiguedades, sobretodo de la pintura, así que decidí hacer un marco rococó que enmarcara su nombre, todo en fondant.

Proceso de secado del marco

Resultado final del marco con la decoración rococó

La silueta del marco la hice a mano alzada (de ahí su asimetría...), el número 30, el nombre, las rosas y las molduras de las esquinas del marco las hice con moldes, por cierto estrené mis nuevos moldes de silicona recién llegados de Jaén de la tienda de María Lunarillos. A las molduras les apliqué perlitas doradas de azúcar y lo pinté todo con pintura comestible dorada metalizada.

También aproveché la ocasión para estrenar la troqueladora (también envío de María Lunarillos), con la que hice las etiquetas del menú. Resulta de gran utilidad para engalanar nuestras creaciones, como puede verse en la siguiente foto general.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

2 comentarios:

  1. Qué buena pinta tiene todo y la decoración de la tarta muy original también, por cierto cómo hiciste el marco ¿ lo venden así el molde?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegro que te guste. El marco lo hice extendiendo fondant con el rodillo y utilizando un cuter hice la forma, esta vez no utilice plantilla sino que lo hice a ojo pero puedes usar una plantilla para que resulte más fácil. Después solo queda esperar a que se seque para pintar y decorar

      Eliminar